Los tres pilares de la terapia Gestalt

La terapia Gestalt se enmarca dentro de las terapias humanistas. Concibe la persona como totalidad, “más que la suma de las partes“, porque todo ocurre dentro de un contexto concreto y no aisladamente. Es una terapia que da mucha importancia a la experiencia del momento presente de forma plena, dándonos cuenta de lo que estamos viviendo, desbloqueando las pautas que detienen nuestro crecimiento personal.terapia gestalt
Para llegar a estar en el mundo de forma plena, libre y abierta, aceptando y responzabilizándonos de lo que somos, tenemos que conseguir vivir el momento presente, el aquí y ahora, sin preguntarnos del porqué sino tratando de darnos cuenta del cómo de esta experiencia.

El ‘darse cuenta’

Este es el pilar básico de la terapia Gestalt. Consiste en entrar en contacto con lo que uno es, siente y percibe. Es poder percibirlo plenamente y cuanto mayor es la calidad de este contacto con uno  mismo, tanto más sencillo será conseguirlo con el exterior de modo que ambos confluyan.

Existen tres zonas del darse cuenta, interdependientes, pues cada individuo se desarrolla dentro de un entorno y éstas se nutren una de la otra:

  • El darse cuenta del mundo exterior, que es el contacto sensorial con lo que en este momento se presenta ante nosotros (lo que olemos, vemos, tocamos, etc.)

  • El darse cuenta del mundo interior, que es el contacto sensorial con lo que le sucede a nuestro cuerpo en este momento.

  • El darse cuenta de la fantasía, la Zona Intermedia, que es toda la actividad mental que transcurre más allá del presente (explicar, imaginar, adivinar, pensar, planificar, recordar el pasado, etc).

Dentro de cualquier zona uno necesita tomar contacto a su propio ritmo, de modo que este sea lo más beneficioso posible.

El aquí y ahora

El contacto sucede en el momento presente, pero es extremadamente difícil aceptar todo lo que existe en este momento. Muchas veces los asuntos inconclusos, las experiencias pasadas y los planes de futuro hacen difícil, y a veces imposible, que el contacto se realice. Sin embargo, tanto nuestra idea del futuro como la del pasado se basa en nuestra comprensión del presente, del ahora. Y este momento presente, que es lo que realmente experimentamos, ocurre en el aquí.

El cómo

En vez de seguir esta tendencia aprendida de preguntarnos del porqué de la experiencia presente, es mucho más sano preguntarnos cómo ocurre. El cómo nos ayuda a identificar la estructura de la experiencia y así entrar mucho más en contacto con ella, siendo la calidad de ésta mucho mayor.

Finalmente, podemos afirmar que estos tres pilares fundamentales son los que forman el núcleo de la terapia Gestalt. A través de ellos los objetivos terapéuticos son que uno aprenda a vivir en el aquí y el ahora, dejando de aparentar, sino tomando contacto pleno con uno mismo y su entorno, aceptándose y responsabilizándose de los propios actos.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] a los clientes a cambiar, haciendo hincapié en su preocupación, la atención y sus intereses. La terapia Gestalt hace hincapié en lo que llama “holismo organicista“, la importancia de ser conscientes […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *