7 mitos sobre las personas con Síndrome de Down

Sabemos muchas cosas sobre el Síndrome de Down, otras muchas nos las imaginamos y algunas creemos saberlas pero resultan inciertas, sólo mitos, pero las repetimos confiando en que si se cuentan por allí con tanta certeza deben ser verdad. Sin embargo, el no comprobar esta información lejos de ayudar a las personas que sufren este síndrome, hace que la brecha de la segregación siga patente en vez de ir menguando hasta que la inclusión se haga realidad y no sólo una ilusión en palabras. Ahí van los 7 mitos sobre las personas son Síndrome de Down.

1. SOLO LAS MUJERES CON MÁS DE 35 AÑOS LOS PUEDEN TENER

Mucha gente cree que sólo las mujeres mayores de 35 años corren el riesgo de tener un hijo con Síndrome de Down. Aunque la edad de la madre es un factor que aumenta la probabilidad de tener un hijo con este síndrome, ninguna mujer de cualquier edad está exenta de riesgo. De hecho, estadísticamente, por el simple hecho demográfico de que la mayoría de la mujeres tienen a sus hijos a menor edad, resulta que la mayoría de los niños con Síndrome de Down tienen madres jóvenes.síndrome de down

2. SON INCAPACES DE EXPERIMENTAR TODAS LAS EMOCIONES. 

Uno de los mitos más frecuentes que existe sobre las personas con Síndrome de Down es que siempre están felices y sonrientes. Y aunque este mito parece muy poco dañino, casi como si fuera un estereotipo positivo, si ahondamos nos daremos cuenta de que en realidad nos conduce a la falsa creencia de que estas personas son incapaces de experimentar el rango completo de emociones que otra persona sentiría. Que no se enfadan, que no sienten dolor, tampoco humillación, y hasta puede conllevar a pensar que ni siquiera tenemos que preocuparnos por herir sus sentimientos.

3. NO PUEDEN APRENDER

Otro mito común es el que las personas con Síndrome de Down son incapaces de aprender. Pero después de su desinstitucionalización se ha comprobado que son capaces de mucho más de lo que previamente se creía. Su proceso de aprendizaje guiado empieza muy temprano a través de una estimulación temprana y los padres son instruidos de cómo llevar a cabo ejercicios con su bebé para promover su desarrollo, a los que después se añade terapia ocupacional y del lenguaje. La intención es llegar a desarrollar todo el potencial físico y intelectual de la persona, mientras que otras actividades como la escuela inclusiva, actividades recreativas y juegos con otros niños son las que ayudan a desplegar su potencial educativo,  personal y social, como en cualquier otra persona.

4. A TODOS LES GUSTA LA MÚSICA

¿A todos les gusta la música? Muchos niños con Síndrome de Down aman la música, pero eso no es exclusivo de ellos, a todas las personas les pasa. Es cierto que ellos están expuestos a la música desde muy temprano por causa de los programas de intervención, pero eso no quiere decir que van a desarrollar el gusto por ella. Estadísticamente, estas personas no son ni más o ni menos “musicales” que el resto de la gente.

5. SON NIÑOS TODA SU VIDA

¡Las personas con Síndrome de Down no se quedan niños para toda su vida! Las relaciones entre adultos y la sexualidad pueden ser temas que se asumen con dificultad por parte de muchas personas y sobre todo los padres, para los cuales puede ser un reto. Hay que tener cuidado de no negar su maduración y enseñarles sobre el desarrollo sexual normal, la conducta sexual, las diferentes relaciones personales y sociales, etc.

6. NO PUEDEN SER INDEPENDIENTES

No todas las personas con Síndrome de Down van a necesitar apoyo intenso durante toda su vida. El apoyo constante es necesario sólo en los casos en los que cursa con un retraso mental moderado o grave. Sin embargo, esto no se da en todos los casos. Muchas personas sí son capaces de llevar una vida independiente y el apoyo de su entorno que necesitan no es mucho más que el que precisa cualquier otra persona. Sin embargo, esto no va depender solamente de las características propias de la persona y su potencial, sino en muchas ocasiones del apoyo previo y la confianza que se ha recibido.

7. NO PUEDEN TENER TRABAJOS

¡Otro mito más! Estas personas no deben estar obligadas a trabajar solamente en puestos propuestos por organizaciones de apoyo. Muchas empresas ya proponen formación específica necesaria para que puedan integrarse en puestos de trabajo con mayor responsabilidad y que cuadren con el interés de estas personas. Aparte, ya son muchos los ejemplos de personas con este síndrome que siguen su vocación y se dedican a los que más les gusta hacer. Con un poco de ayuda, las perrsonas con Síndrome de Down pueden desempeñar diversos trabajos que les hagan sentirse realizados.

Lamentablemente la lista de creencias falsas sobre las capacidades, el potencial y la vida en general de las personas con Síndrome de Down es mucho más larga, pero poco a poco parece que se van desmitificando y con el tiempo esperamos que la comprensión y el deseo de ayudarles prevalezca sobre la segregación.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Sabemos muchas cosas sobre el Síndrome de Down, otras nos las imaginamos y algunas las repetimos confiando en que serán verdad aunque resultan sólo mitos  […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *