8 hechos sobre la discalculia

ocho-hechos-sobre-la-discalculia-jpg

Como ya hemos comentado en otras entradas dedicadas a la discalculia, ésta es un trastorno poco conocido, pero con una alta relevancia para la vida de quien la sufre. Así que esta entrada va dedicada a aclarar algunas de las incógnitas alrededor de este trastorno. Vamos a darla a conocer a través de 8 hechos sobre la discalculia:

HECHO 1: El término discalculia no se reconoció hasta el año 1974

Un poquito de historia: el término se acuñó en el año 1940, pero no fue hasta 1974, con los trabajos de Ladislav Kosc, que fue reconocido. Desde entonces poco ha cambiado la definición general del trastorno. Ladislav Kosc la describió como un trastorno estructural de las habilidades matemáticas, causado por disfunciones cerebrales concretas usadas en las habilidades matemáticas, pero sin que esto afecte al resto de las funciones cognitivas.

HECHO 2: La discalculia se divide en  dos tipos 

La mayoría de la gente tiene discalculia evolutiva, sin embargo como resultado de un accidente cerebrovascular se puede sufrir también discalculia adquirida, que normalmente denominamos acalculia.

HECHO 3: Luchar con las matemáticas en el colegio no significa tener discalculia

La discalculia implica las habilidades matemáticas más básicas. Alguien que la padece suele tener problemas hasta con operaciones tan sencillas como lo será 4+2 ó decidir cuál es mayor 7 ó 4.

HECHO 4: Parece que es lóbulo parietal derecho el que está dañado en la discalculia

La mayoría de los investigadores afirman que es el lóbulo parietal derecho el responsable de la discalculia. Sin embargo, la evidencia científica también implica disfunciones en el izquierdo en algunos casos.

El lóbulo parietal derecho es el implicado en las tareas que requieren habilidades no verbales de decisión de cantidades, lo que en otros términos es el sentido del número (number sense). Nos permite discernir entre dos cantidades, compararlas, ordenarlas y procesarlas para llegar a dicha decisión sin utilizar etiquetas verbales.

HECHO 5: No hay diferencias significativas por sexo

A pesar del estereotipo de que las mujeres son peores que los hombres en matemáticas, esto solía suceder por razones culturales y no biológicas y con el tiempo. Pero la discalculia no es esto, sino un trastorno en las habilidades básicas. De hecho, la investigación al respecto demuestra que no existen diferencias significativas entre el número de mujeres y hombres que la sufren.  Sin embargo, la investigación se ha centrado poco en esto y se necesita más.

HECHO 6: Hay algunos grupos concretos que tienen más riesgo de padecerla

Las personas con epilepsia, síndrome de Turner o de la X frágil tienen más probabilidad de padecer discalculia. También aumenta el riesgo si uno sufre TDAH. El alcohol durante el embarazo también es un factor de riesgo.

HECHO 7: Su diagnóstico puede ser complicado

Un problema muy serio es que la discalculia no ha acaparado tanta atención por parte de los investigadores como la dislexia, por ejemplo. Esto hace que su diagnóstico sea más complicado, pues no hay instrumentos de evaluación tan refinados que puedan detectarla con mayor facilidad. Su alta comorbilidad (suceden juntos) con otros trastornos es un factor de dificultad añadido.

HECHO 8: No hay cura para la discalculia

Pero, sin embargo, existen programas de rehabilitación, así que aunque una persona con discalculia siempre va a presentar dificultades con las matemáticas, puede llegar a tener un funcionamiento que le permita llevar una vida normal.

Por tanto, la detección temprana es clave para llevar a cabo la rehabilitación, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que el cerebro de los niños posee una plasticidad mayor que el de los adultos.

Hemos revisado algunos hechos básicos sobre la discalculia con el fin de darla a conocer mejor e ir creando consciencia no sólo sobre su existencia, sino sobre la gravedad que tiene y lo inhabilitante que puede llegar a ser en para la vida de quien la padece. Hemos pasado por la historia, para luego centrarnos en su diagnóstico, en qué consiste y para concluir en qué podemos hacer para tratarla. Sin embargo, estos 8 hechos son sólo una pequeña parte del complejo mundo que encierra este trastorno.

 [/fusion_text]

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] muy desconcertante, pero la discalculia ha recibido muchísima menos atención como trastorno de aprendizaje que la dislexia. Probablemente […]

Los comentarios están desactivados.