NIÑOS CON ALTAS CAPACIDADES

Altas capacidades.

Altas capacidades.

Las altas capacidades son un constructo que se ha ido definiendo y redefiniendo a lo largo de muchos años y realmente nunca se ha llegado a un consenso. Por ello, en esta presentación nos vamos a atener a la definición de la OMS, que es la que nuestro sistema legislativo y educativo utilizan para poder realizar el corte para la detección de estos niños. En las entradas de nuestro blog se irán desentrañanado las diferentes cuestiones que surgen alrededor de este tema. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que los superdotados son aquellos niños que tienen un cociente de inteligencia igual o superior a 130 (aunque esta definición está realmente lejos de las últimas tendencias en investigación sobre el tema).

En CentroNeux no nos adherimos directamente a ninguna teoría de la inteligencia y en esta presentación no nos adentraremos en las diferencias entre ellas. No obstante, vamos a matizar que dentro de la evaluación de las altas capacidades utilizamos pruebas de inteligencia que describen el sistema cognitivo a través de la evaluación de todos sus componentes y no de cociente global.

Los niños con altas capacidades se pueden desarrollar de forma asíncrona: sus mentes van a menudo por delante de su crecimiento físico, y las funciones cognitivas y socio-emocionales específicos se pueden desarrollar de forma desigual. Algunos niños con aptitudes excepcionales pueden no mostrar niveles excepcionales de rendimiento debido a circunstancias ambientales, tales como oportunidades limitadas para aprender como resultado de la pobreza, la discriminación, o barreras culturales; debido a discapacidades físicas; o debido a problemas de motivación o emocionales. Esta disincronía entre el potencial de rendimiento y el demostrado debería tener implicaciones para las escuelas a medida que se diseñan programas y servicios para estudiantes superdotados y aún más en la detección de estos niños, pues muchas veces los profesionales de la educación se basan en el rendimiento de los alumnos para argumentar su decisión de si pedir o no una evaluación de AACC.

Hay niños con altas capacidades, o con potencial para tener un alto rendimiento, y tenemos la responsabilidad de proporcionar experiencias educativas óptimas para desarrollar plenamente sus talentos para el beneficio del individuo y de la comunidad.