Atención y estimulación temprana ¿Qué es y qué no es?

atención y estimulación temprana Hasta hace poco tiempo los niños que recibían tratamiento de atención y estimulación temprana lo hacían en sesiones individuales y sin participación ni colaboración de las familias. La forma de trabajar la atención y la estimulación temprana dependería del problema/diagnóstico del niño, y la familia como mucho recibía un listado de objetivos que se estaban trabajando, sin demasiada profundidad en la información.

Qué no son la atención y lla estimulación temprana

Por este motivo en nuestro centro de Neuropsicología de Aranjuez trabajamos con la atención y estimulación temprana como una más de nuestras actividades y procesos dentro de un tratamiento globalizador, sin aislarlo del resto de áreas necesarias para llevar a cabo un tratamiento completo. Siempre coordinado por nuestro equipo interdisciplinar para poder dar la respuesta más adecuada a las necesidades de cada paciente.

Para que la atención temprana sea real, los padres deben estar presentes en multitud de sesiones viendo cómo se realiza la terapia e, incluso, realizándola con el niño siendo ayudados por los profesionales. Porque la finalidad de la Atención Temprana es que se amplíe a todos los campos de la vida del niño. Y los que lo van a tener que hacer en el resto de las situaciones diarias son los padres.

Se estudia a la familia, y sus características, así como al niño, y se hace un programa individualizado en el que los profesionales guían a los padres para continuar con actividades y apoyos que puedan seguir aplicando en la casa cada día, en las distintas situaciones: alimentación, sueño, rabietas, control de esfínteres,comunicación, afectividad… Si la familia no es partícipe  en el proceso de la terapia, no es una Atención Temprana, sino una estimulación sensorial precoz.

Además a tavés de la atención y estimulación temprana también se ofrece ayuda a la familia: no sólo se atiende al niño sino que cubre una necesidad de responder a las preguntas de la familia, sus incertidumbres, sus angustias, realizando un apoyo psicológico con ellas, para que todo el entorno familiar del niño salga beneficiado.

También debe haber una comunicación entre el Centro de Atención Temprana con la escuela infantil o colegio, para coordinar objetivos, comentar problemas, avances, y compartir toda esta información. En este sentido cabe recalcar que, en ningún caso el apoyo escolar sustituye la Atención Temprana. El apoyo en la escuela tiene otra finalidad, inclusiva, integradora, y de adaptación a las necesidades específicas de cada alumno para que alcance al máximo su nivel curricular, dentro de su situación concreta.

Sin embargo, en muchas ocasiones se desatiende esteese carácter globalizador, y en muchos casos la comunicación escuela-familia-profesional externo deja bastante que desear, de ahí que en nuestro centro de Neuropsicología en Aranjuez contemos siempre con la colaboración familiar y de los profesionales de la escuela.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] que padece algún tipo de trastorno y que se engloban dentro de la atención integral que ofrece la atención temprana. En las primeras etapas del desarrollo del niño trabajamos con la ventaja que nos ofrece la […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *