Beneficios de los juegos de mesa para los niños

Los juegos de mesa y los niños

Los beneficios de los juegos de mesa para los niños son evidentes. Jugar y divertirse es uno de los Derechos del Niño, una necesidad de la que no les podemos privar. Los ratos de ocio de nuestros hijos son algo que deberíamos mimar y cuidar con esmero. Los juegos de mesa son una opción muy recomendable; siempre han sido y siguen siendo esenciales en la infancia.

Beneficios de los juegos de mesa para los niños

No se trata de desterrar para siempre la consola o la tablet pero sí transmitir a los niños el placer de los juegos tradicionales, esos juegos de mesa con los que podemos disfrutar durante tardes enteras. Son juguetes educativos que estimulan diversos aspectos del desarrollo del niño como la paciencia, la concentración, la capacidad de deducción, la lógica, la tolerancia a la frustración y el saber aceptar la derrota en el juego limpio.

Encontramos juegos de mesa de muchos tipos. Hay juegos de mesa para todas las edades, para desarrollar diferentes capacidades y para estimular los diversos intereses que pueden mostrar los niños. Lo que todos ellos tienen en común es que son tremendamente divertidos y los niños aprenden de forma natural.

 

“Estimulan diversos aspectos del desarrollo del niño como la paciencia o la tolerancia”

 

A partir de los 3-4 años podemos comenzar a introducirles en los juegos de mesa, siempre dependiendo del desarrollo individual de cada niño, eligiendo juegos adecuados para ellos y ayudándoles en sus primeros pasos. En general antes de esa edad no suelen mostrar el interés, la comprensión y la paciencia necesarias.

Beneficios de los juegos de mesa para los niños

Los juegos de mesa no sólo sirven para distraer y divertir a los niños, también influyen en su aprendizaje y adaptación social, por tanto, los principales beneficios de los juegos de mesa para los niños son los siguientes:

  • Nos ayudan a conectar con nuestros hijos. Por eso son recomendables los juegos de mesa familiares divertidos. Los niños, según su edad, pueden necesitar ayuda para entender las reglas y el funcionamiento. Jugar en grupo con nuestros hijos compartiendo risas, logros y frustraciones estrecha los vínculos y la confianza que tienen en nosotros.
  • Ayudan a los niños a tolerar la frustración. Los juegos de mesa enseñan a los niños de manera divertida a cumplir las reglas, a tener paciencia y esperar el turno, a trabajar en equipo, a afrontar los fracasos y la frustración y también a mejorar el autoestima a través de los logros conseguidos.
  • Ayudan a desarrollar las funciones cognitivas. Algunos juegos de mesa permitan desarrollar el pensamiento lógico matemático. Con otros juegos pueden practicar vocabulario y aprender nuevas palabras. Los hay que ayudan a mejorar la memoria y la concentración. Muchos permiten dar rienda suelta a la creatividad.
  • Enseñan a los niños a tomar decisiones. Los niños analizan la situación y, con los datos que manejan, llega el momento  de tomar decisiones. Tienen que actuar basándose en lo que saben y asumir lo ya realizado, comprendiendo después si las consecuencias de sus acciones han sido las que deseaban. Tienen que atreverse a decidir hacer una cosa u otra, y de esta forma están trabajando su autonomía personal: tienen que ser responsables de sus actos y decidirse a realizarlos con las herramientas de las que disponen. Son habilidades que les serán muy útiles a lo largo de su vida y que los juegos de mesa les van a enseñar: el asumir riesgos y aumentar la autoconfianza.

Estos son algunos de los beneficios de los juegos de mesa para los niños, así que no los veas como un peligro o algo nocivo. Eso sí, siempre bajo una distribución del tiempo lógica.