¿Cómo funciona el cerebro del niño? Arquitectura cerebral

cómo funciona el cerebro del niño¿ Cómo funciona el cerebro del niño y de qué depende su correcto desarrollo? Las primeras experiencias afectan el desarrollo de la arquitectura cerebral, que proporciona la base para todo aprendizaje futuro, comportamientos y la salud. Por tanto, tenemos que tener claro que las experiencias adversas tempranas en la vida pueden afectar la arquitectura del cerebro, con efectos negativos que duran hasta la edad adulta.

El cerebro se construye con el tiempo

La arquitectura básica del cerebro se construye a través de un proceso continuo que comienza antes del nacimiento y continúa en la edad adulta. Las conexiones neuronales y las habilidades más simples se forman primero, seguidos por circuitos y habilidades más complejas. En los primeros años de vida, se forman de 700 a 1.000 nuevas conexiones neuronales cada segundo. Después de este período de rápida proliferación, las conexiones se reducen a través de un proceso llamado poda, que permite que los circuitos cerebrales se vuelvan más eficientes.

Millones de conexiones

La arquitectura del cerebro se compone de miles de millones de conexiones entre las neuronas individuales. Estas conexiones permiten una comunicación rápida entre las neuronas que se especializan en diferentes tipos de funciones cerebrales.

Cómo funciona el cerebro del niño: periodos activos

Los primeros años son el período más activo para establecer conexiones neuronales, pero pueden formarse nuevas conexiones a lo largo de la vida y las conexiones no utilizadas siguen siendo podadas. Debido a que este proceso dinámico nunca se detiene, es imposible determinar qué porcentaje de desarrollo del cerebro ocurre a qué exacta edad. Más importante aún, las conexiones que se forman temprano proporcionan una base fuerte o débil para las conexiones que se forman más tarde.

Las interacciones de los genes y la experiencia forman el cerebro en desarrollo, y son básicos para saber cómo funciona el cerebro del niño.  Aunque los genes proporcionan el modelo para la formación de circuitos cerebrales, estos circuitos se refuerzan mediante el uso repetido. Un ingrediente principal en este proceso de desarrollo es la interacción entre los niños y sus padres y otros cuidadores en la familia o comunidad. En ausencia de atención adecuada-o si las respuestas no son fiables o son inapropiadas- la arquitectura del cerebro no se forma como se espera, lo que puede conducir a disparidades en el aprendizaje y el comportamiento. En última instancia, los genes y las experiencias trabajan juntos para construir la arquitectura del cerebro.

Entrelazadas

Las capacidades cognitivas, emocionales y sociales están entrelazadas a lo largo del curso de la vida. El cerebro es un órgano altamente integrado y sus múltiples funciones se coordinan entre sí. El bienestar emocional y la competencia social proporcionan una base sólida para las habilidades cognitivas emergentes, y juntos son los ladrillos y el mortero de la arquitectura del cerebro. La salud emocional y física, las habilidades sociales y las capacidades cognitivas y lingüísticas que emergen en los primeros años son muy importantes para una vida satisfactoria.

Por tanto, la arquitectura cerebral es básica para saber cómo funciona el cerebro del niño.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *