La conexión entre emociones y las altas capacidades

La conexión entre emociones y altas capacidades es un tema muy interesante que se merece un post aparte en nuestro blog. La complejidad intelectual va de la mano de la intensidad emocional a pesar de la creencia común de que son dos entidades muy bien separadas. Así como el pensamiento de los niños de altas capacidades es más complejo y tiene más profundidad que en otros niños, también sus emociones suelen más complejas y más intensas.

La conexión entre emociones y altas capacidades

La complejidad se puede ver en la amplia gama de emociones que los niños de altas capacidades pueden experimentar en cualquier momento. Esta intensidad emocional no es una cuestión de sentirse más que otras personas, sino una manera diferente de experimentar el mundo: vívida, absorbente, penetrante, abarcadora, compleja – una forma de estar temblorosamente viva.

La intensidad emocional y la conexión entre emociones y altas capacidades puede expresarse de muchas maneras diferentes:

  • Como intensidad de los sentimientos: sentimientos positivos, negativos, positivos y negativos mezclados, en los extremos de la emoción, una emoción compleja que aparentemente pasa de un sentimiento a otro en un corto período de tiempo. Igualmente suelen identificarse muy bien con los sentimientos de otras personas, a veces de forma muy intensa.
  • Como respuesta fisiológica: el cuerpo refleja las emociones. Por tanto, éstas a menudo se expresan como síntomas corporales tales como estómago tenso, corazón acelerado, rubor, dolor de cabeza, náuseas.
  • Memoria afectiva fuerte: los niños emocionalmente intensos suelen recordar vivídamente los sentimientos que acompañaron a un suceso. Por ello, a menudo los reviven y los vuelven a sentir mucho tiempo después.

El resultado de ello a menudo es:

  • Temores y ansiedad
  • Sentimientos de culpa
  • Sentimientos de estar fuera de control
  • Estados de ánimo depresivos
  • Preocupaciones con la muerte
  • Apego muy fuerte con los demás y, sensibilidad en las relaciones y, a veces, conflictos sobre su profundidad
  • Dificultad para adaptarse a nuevos entornos
  • Sentimientos de soledad
  • Autoevaluación y auto-juicio crítico que conllevan a sentimientos de inadecuación e inferioridad

Intensidad emocional

Muchas personas parecen no saber que las emociones intensas son parte de las altas capacidades y poca atención se presta a la intensidad emocional. Históricamente la expresión de sentimientos intensos se ha considerado un signo de inestabilidad emocional más que evidencia de una vida interior rica.

La visión occidental tradicional es que las emociones y el intelecto son entidades separadas y contradictorias, sin embargo, hay un vínculo inextricable entre las emociones y el intelecto y, combinados, tienen un efecto profundo en las personas de altas capacidades. Es la intensidad emocional la que alimenta la alegría en la vida, la pasión por el aprendizaje, el impulso para la expresión de un área de talento, la motivación por el logro…

Susto y dolor

Sin embargo, sentir todo más profundamente que otros puede ser también doloroso y asustar, por hacerles verse a si mismos a veces como anormales. A menudo experimentan un intenso conflicto interior, autocrítica, ansiedad y sentimientos de inferioridad. La comunidad médica tiende a ver estos conflictos como síntomas y etiqueta a las personas de altas capacidades de neuróticas. Sin embargo, es una parte intrínseca de ser de altas capacidades y si se encamina correctamente puede proporcionar el impulso para el crecimiento personal y el logro.

Es de vital importancia que a los niños de altas capacidades se les enseñe a ver su mayor sensibilidad a las cosas que suceden en el mundo como una respuesta normal. Si esto no está claro para ellos, pueden ver sus propias experiencias intensas como evidencia de que algo va mal. Otros niños pueden ridiculizar a un niño de altas capacidades por reaccionar fuertemente a un incidente aparentemente trivial, aumentando así el sentimiento del niño de ser raro. También la sensibilidad a la injusticia y la hipocresía de la sociedad puede llevar a muchos niños emocionalmente intensos a sentir desesperación y cinismo a edades muy tempranas.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *