¿Qué es el contrato conductual?

El contrato conductual es una sencilla técnica de intervención ampliamente utilizada para cambiar conductas. Se puede utilizar en niños y en adultos. Aquí os dejamos una pequeña reseña de cómo es y para qué sirve.

contrato conductualEl contrato conductual es un documento escrito en el que se especifican las conductas que el paciente tiene que realizar y las consecuencias derivadas del cumplimiento o no de este acuerdo. A diferencia de un contrato normal, aquí las cláusulas hacen referencia a conductas concretas que se quieren modificar (instaurar, aumentar o disminuir o eliminar del repertorio conductual). Es muy importante que todas las partes tengan muy claras dichas conductas y estén de acuerdo con que son el objetivo. 

¿Cuáles son sus elementos básicos?

  • Las conductas objetivo: las que el paciente debe emitir o reducir/eliminar. Tienen que ser conductas observables y medibles, definidas en términos claros y con criterios de frecuencia y límites de tiempo.

  • Las consecuencias que se van a desprender de la realización/no realización de dichas conductas. El reforzamiento positivo siempre tiene que estar presente, es decir, lo que el sujeto va a recibir como bonificación por conseguir sus objetivos. Se puede añadir penalización por no conseguirlas, siendo opcional.
  • Un sistema de registro de las conductas y los reforzamientos recibidos es imprescindible para verificar si se cumplen o no los objetivos.
  • Se puede añadir opcionalmente una bonificación por exceder los objetivos mínimos.

Tipos de contrato conductual

  • Contrato unilateral: Este contrato especifica las conductas a realizar por una sola persona.
  • Contrato bilateral: Este contrato es un pacto entre dos  o más personas. Se utiliza mucho en terapia de pareja. Puede ser quid pro quo lo que significa que es de intercambio de reforzadores:  se especifican las conductas que uno tiene que realizar y las bonificaciones suelen ser conductas concretas de la otra parte. También existe el de buena fé o paralelo en el cual las conductas a realizar no están sujetas a la reciprocidad.

El contrato conductual es una técnica operante que la terapia cognitivo-conductual emplea para poder modificar conductas. Es un documento que especifica conductas concretas a realizar y sus consecuencias y se firma por todas las partes participantes.

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] desde el surgimiento de la terapia de conducta en la década de 1950. Una variante es la terapia cognitivo-conductual, que se centra tanto en pensamientos como en comportamientos (aunque siempre considerando el […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *