derivar a un niño a la consulta de neuropsicología

¿Por qué derivar a un niño a la consulta de neuropsicología?

Existen muchos motivos por los que derivar a un niño a la consulta de neuropsicología infantil. Por ello, hay que estar muy pendientes del niño en sus diferentes entornos y en cómo se relaciona con ellos, para ver si es necesario derivarlo a la consulta de un especialista. ¿Cuándo? ¿En qué situaciones? Te ofrecemos algunas pistas que te pueden servir.

Desde el colegio

¿Por qué derivar a un niño a la consulta de neuropsicología? Los niños con problemas de aprendizaje o conducta en el ámbito académico representan un número sustancial del total de niños que acuden a consulta de neuropsicología. Los problemas escolares pueden darse por muy diversas razones. No todos estos motivos son primariamente de naturaleza neuropsicológica, pero la exploración neuropsicológica frecuentemente contribuye a mejorar la comprensión del origen real del problema.

Por parte de los padres

Las conductas desconcertantes observadas en casa o en otros contextos pero no observadas en el entorno escolar pueden llevar a los padres a solicitar una exploración neuropsicológica. La exploración resulta útil para examinar la integridad neuropsicológica de las funciones, factores psicológicos, adquisición de hitos en el desarrollo y nivel de madurez, o la efectividad de las habilidades educativas parentales.

En presencia de enfermedad neurológica, trastorno o lesión cerebral

Otra de las situaciones por las que derivar a un niños a la consulta de neuropsicología es cuando,  por norma, el proceso se inicia para caracterizar los efectos neuroconductuales de una afectación cerebral o sistémica. Cuando la enfermedad o trastorno es todavía desconocido, la exploración neuropsicológica puede contribuir a la obtención de elementos conductuales que contribuyan a una mejor comprensión del patrón comportamental. En ambos casos, el neuropsicólogo formula conclusiones basadas en el conocimiento de los efectos cognitivos asociados, las influencias potenciales de los medicamentos prescritos, el curso típico de evolución, efectos tardíos conocidos e impacto potencial del régimen de tratamiento sobre la función cerebral.

Desde los servicios de psiquiatría y otras especialidades médicas

La solicitud puede iniciarse para determinar si coexisten con la conducta problema déficit neuropsicológicos medibles, y si los datos nos pueden llevar a confirmar los factores etiológicos como, por ejemplo, un perfil consistente con la presencia de un cuadro de epilepsia del lóbulo temporal, una neoplasia cerebral o una hidrocefalia.

Si necesitas un neuropsicólogo para tu hijo, tal y como te explicamos esta entrada, ponte en contacto con nosotros.

CONTACTA CON NOSOTROS

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *