Lo que NO son dificultades de aprendizaje y adaptación escolar

Se cometen muchos errores a la hora de evaluar a los niños con dificultades de aprendizaje y adaptación escolar. Suele deberse a errores conceptuales y metodológicos. Aquí vamos a proceder a hacer una desambiguación básica.

Todas las patologías cerebrales conllevan a algún tipo de dificultad en el aprendizaje, leve, moderada o severa. Si existe un agente patógeno concreto que es la causa primaria de estas dificultades, no hablamos de Dificultades de aprendizaje en sí, sino de problemas en el aprendizaje debidos a esta patología concreta (por ejemplo tras un daño cerebral sobrevenido). Para hablar de dificultades de aprendizaje excluimos estas patologías afectan al niño (de un modo más o menos generalizado).

dificultades de aprendizaje y adaptación escolar Si existe una patología moderada o severa es de esperar que los niños que la sufran presenten un patrón de funcionamiento más o menos homogéneo, e.d. que los síntomas neuropsicológicos y las consecuentes dificultades en el aprendizaje que experimentan estos niños sean parecidos.

Sin embargo, no existe ninguna causa común a los niños con dificultades de aprendizaje. Lo único que les hace parecerse son las consecuencias generales de una gran variedad de causas menores. Por tanto, no se puede esperar que estos niños sean lo bastante homogéneos como para poder agruparlos en categorías o tipos. Estas diferencias son de suma importancia a la hora de implementar un plan de tratamiento, pues si organizamos a los niños en subtipos se suelen aplicar tratamientos estandarizados, que en este caso perderán el objetivo concreto que es dedicarse a los déficit y fortalezas concretas de cada niño.

En esta breve entrada hemos intentado explicar uno de los errores que se comete al intentar meter las dificultades de aprendizaje bajo etiquetas diagnósticas. Una de las diferencias básicas es la heterogeneidad de los perfiles de los niños con dificultades de aprendizaje y adaptación escolar.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] parecido pasa con la dislexia o la discalculia, así que no podemos afirmar con rotundidad si es un acierto […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *