Psicomotricidad terapéutica: el papel del psicomotricista

La psicomotricidad terapéutica tiene un aspecto clave, como es el papel del psicomotricista.  Esta figura es la encargada de trabajar el esquema corporal mediante el desarrollo del esquema espacial y el temporal. Precisamente él es la persona que se ocupa, mediante los recursos específicos derivados de su formación, de abordar a la persona cualquiera que sea su edad, desde la mediación corporal y el movimiento.

El papel del psicomotricista

Su intervención va dirigida tanto a sujetos sanos como a quienes padecen cualquier tipo de trastorno, limitación o discapacidad, y su trabajo puede desarrollarse individual o grupalmente, en calidad de profesional libre o integrado en instituciones educativas o socio-sanitarias.

Sus competencias se concretan en las siguientes áreas: diagnóstico, prevención, educación, terapia, formación, investigación y docencia. Analizamos ahora el papel del psicomotricista desde tres nieles:

A nivel motor

  • Facilita la adquisición del esquema corporal, permite que el niño tome conciencia y percepción de su propio cuerpo.
  • Favorece el control del cuerpo, a través de la psicomotricidad el niño aprende a dominar y adaptar su movimiento corporal.
  • Ayuda a afirmar su lateralidad, control postural, equilibrio, coordinación, ubicación en tiempo y espacio.

A nivel cognitivo

  • Estimula la percepción y discriminación de las cualidades de los objetos así como la exploración de los diferentes usos que se les puede dar.
  • Crea hábitos que facilitan el aprendizaje, mejora la memoria, la atención y concentración, así como la creatividad del niño.
  • Introduce nociones espaciales como arriba-abajo, a un lado-al otro lado, delante-detrás, cerca-lejos y otros más, a partir de su propio cuerpo.
  • Refuerza nociones básicas de color, tamaño, forma y cantidad a través de la experiencia directa con los elementos del entorno.

A nivel socio-afectivo

  • Sirve como un canalizador, ya que el niño puede descargar su impulsividad sin culpabilidad. Esta descarga será determinante para su equilibrio afectivo.
  • Se integra a nivel social con sus compañeros, propicia el juego grupal.
    Ayuda a enfrentar ciertos temores, el niño fortalece no solo su cuerpo sino también su personalidad superando así ciertos miedos que antes lo acompañaban.
  • Reafirma su autoconcepto y autoestima, al sentirse más seguro emocionalmente, como consecuencia de conocer sus propios límites y capacidades.

Psicomotricidad terapéutica

Recuerda que para entender el papel del psicomotricista, debes entender qué es la psicomotricidad terapéutica antes.  Como ya hemos explicado en otro artículo, la psicomotricidad terapéutica es una forma de psicoterapia basada en el movimiento y cuyo objetivo principal es el desarrollo global y armónico de la persona.

El psicomotricista acompaña al niño en su juego y facilita la exploración y la adquisición de las estrategias necesarias para que alcance su identidad y autonomía de manera progresiva. En este sentido, el ser humano es una máquina perfecta en la que todos los engranajes están interrelacionados entre sí. Si uno falla, porque uno de los dientes se lime demasiado, o se rompa, fallará todo lo demás.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *