¿Por qué no enseñar a leer a niños antes de los 6 años?


enseñar a leer
El momento de enseñar a leer a un niño es una cuestión que tiene muchísima relevancia para su posterior desarrollo y puesto que vivimos en una sociedad en la que la educación formal tiene alto valor, padres, profesores y otras personas encargadas de ella tienen mucho interés en establecer tendencias y normas.

En nuestro país se considera necesario, a diferencia de en otros países con mejor experiencia en educación formal, que un niño tiene que entrar en primaria, a los 6 años, ya sabiendo leer y pudiendo escribir las letras y muchas palabras. Lamentablemente, esta es una de las razones de este porcentaje tan alto de fracaso escolar que tenemos.

¿A qué edad podemos empezar a enseñar a leer a un niño?

Comenzaremos con un ejemplo: antes se les ponía a los niños desde muy pequeñitos en un andador para que aprendieran a andar lo antes posible. Con la experiencia acumulada los pediatras concluyeron que es una de las razones fundamentales para el aumento de las cifras de niños con piernas torcidas. Así pues, se recomendó que se dejara a los niños que aprendieran a su propio ritmo, cuando hayan llegado a la edad en la que se encuentran preparados físicamente.

Con el aprendizaje de la lectoescritura sucede lo mismo que en el ejemplo anterior. Sin embargo, el desconocimiento del funcionamiento y el desarrollo del cerebro humano ha llevado a que mucha gente sin fundamento alguno formule la hipótesis equivocada de que si empezamos a enseñar a leer temprano, es mejor para el niño… El hecho es que numerosos estudios demuestran que el cerebro humano no está preparado para acceder plenamente al simbolismo de las letras (ni tampoco, por tanto, para iniciarse en el aprendizaje de la lectoescritura) antes de los 6 años de edad mental. La edad mental de la mayoría de los niños coincide con la edad cronológica, pero hay algunos niños que acceden antes y otros después (todos ellos igualmente dentro de lo normal pero con ritmos diferentes: imaginemos el caso de un niño que comienza a andar a los 8 meses y otro a los 15, están ambos dentro de lo normal y ninguno tiene retraso en el desarrollo motriz). Esta edad mental para el caso de la escritura es de 7 años.

¿Qué sería beneficioso para los niños?

Si dejamos a los niños alcanzar su edad ideal para el aprendizaje de la lectoescritura, van a conseguirlo a un ritmo vertiginoso, y teniendo en cuenta todo lo que tienen que aprender antes es mejor que dejemos que se dediquen a ello en vez de perder el tiempo en forzarles a hacer algo para lo que no están todavía preparados. Si no alcanzan la madurez cerebral necesaria y les obligamos, esto puede ser la causa de posterior fracaso escolar: intentar leer le causa ansiedad -> no aprende a leer bien -> saca malas notas -> ansiedad -> lee cada vez peor -> peores notas -> más ansiedad -> fracaso escolar.

En resumen, para que un niño se pueda dedicar al aprendizaje exitoso de la lectoescritura es necesario que haya alcanzado la maduración cerebral correspondiente que en el caso de la lectura es 6 años y de la escritura de 7 años. Si se le fuerza antes, esto puede ser razón de un aprendizaje deficiente debido normalmente a la desmotivación y la ansiedad (y no a una supuesta dislexia que no podemos diagnosticar antes de los 7 años) y conllevar a un fracaso escolar o que un profesional poco preparado le etiquete de disléxico.

 

7 comentarios
  1. Julia
    Julia says:

    Mi hija tiene apenas 4 años y por voluntad propia me pide que le enseñe las letras y me dice que se siente mal porque quiere leer todos sus cuentos son con dibujos y pocas letras pero ella insiste en querer aprender más que debo hacer ?

    Responder
    • Nicky Valentin
      Nicky Valentin says:

      Hola Julia:
      La entrada va sobre todo para los padres que se preocupan porque en la escuela infantil obligan a sus hijos a ir aprendiendo a leer, lo que, como comento, es un grave error si los niños no están preparados. Pero en el caso de tu hija, es ella la que muestra interés, lo que suele significar que ya está preparada. Por tanto, aliéntale y enséñale, que tiene un precioso mundo por descubrir!
      Un cordial saludo,
      Nicky

      Responder
      • carlota
        carlota says:

        Julia. si se interesa por el nombre de las letras, adelante. Pero yo te diría que aproveches el interés por los cuentos para actividades de comprensión lectora haciéndole preguntas sobre lo que le has leído o haciendo dramatizaciones de los personajes…los cuentos son una herramienta increible, potenciadora de todos los aspectos del desaorrollo infantil necesarios para un buen aprendizaje, en su momento y sin prisas de la lectoescritura.

        Responder
        • Nicky Valentin
          Nicky Valentin says:

          Estoy completamente de acuerdo con tu opinión, Carlota! Y cuando son ellos los que quieren aprender, hay que respetar su maduración sin miedos. Cosa muy diferente a forzarles. Siempre doy el ejemplo del control de los esfínteres. A estas alturas a nadie se le ocurre empezar a enseñar a su bebé de 10 meses a controlarlos, porque ya asumimos de manera natural el hecho de que no están preparados. Lo mismo es con la lectura. Cuando el niño lo pide solo suele coincidir con el momento en que su maduración cerebral ha llegado a este estadío, de allí que el aprendizaje es fluido, sin tensiones, la facilidad con la que lo adquieren es vertiginosa y no es contraproducente. De allá que cuando tengan cierta fluidez pueden ir desarrollando comprensión LECTORA que es diferente neuropsicológicamente de la comprensión auditiva. Esta última, sin embargo, es fundacional para aquélla, pues nos proporciona herramientas lógicas para el análisis.

          Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] dibujo en los niños es una actividad que disfrutan muchísimo y, aparte, les va preparando para el aprendizaje de la escritura. En esta entrada vamos a darles 7 consejos para estimular el dibujo en los niños […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *