Estado actual de la rehabilitación de la negligencia espacial

rehabilitación de la negligencia espacialVamos a dedicar esta entrada a revisar la rehabilitación de la negligencia espacial, el deterioro cognitivo más común después de un accidente cerebrovascular, que aparece en aproximadamente el 50% de los pacientes. Con más frecuencia (en el 90% de los casos) se produce después de lesiones en el hemisferio derecho. Este síndrome complejo se puede definir como “un fracaso para informar, responder u orientarse hacia los estímulos contralaterales, que no es causado por un déficit sensoriomotor elemental”. Los pacientes con negligencia espacial pueden presentar varios síntomas en la vida cotidiana como comer alimentos sólo del lado derecho del plato, ponerse maquillaje sólo en el lado derecho de la cara u olvidarse de mirar a la izquierda antes de cruzar la calle… Lamentablemente, suele ser un signo de mal pronóstico para la rehabilitación motora o neuropsicológica porque los síntomas interfieren en llevarla a cabo.

Las dos últimas décadas han visto un aumento en el número de técnicas disponibles para el tratamiento de la negligencia espacial. Muchas de estas técnicas fueron desarrolladas a partir de las intervenciones experimentales diseñados para influir en el sesgo de orientación hacia la derecha de pacientes con negligencia. Las técnicas de estimulación sensorial tienen algunas ventajas obvias. Son fáciles de aplicar, sus efectos tienden a poder aplicarse a una serie de diferentes síntomas de negligencia y sólo requieren una mínima implicación por parte del paciente para su cumplimiento – un gran beneficio teniendo en cuenta que es un trastorno que se asocia frecuentemente con anosognosia. Las mejoras inducidas pueden durar varias semanas cuando se aplican múltiples sesiones de tratamiento.

Sin embargo, la esperanza inicial de una rehabilitación rápida para la negligencia después de sólo una o unas pocas sesiones es poco realista. El desafío hoy es elegir las mejores herramientas para un paciente dado y saber cómo combinar los diferentes tratamientos disponibles para un efecto optimo. Para responder a este reto necesitamos evidencia empírica que identifique el mejor tratamiento, la cantidad óptima de sesiones de tratamiento, la mejor combinación de tratamientos y ofrezca predictores de tratamiento específico. Si bien en los últimos años se han hecho algunos avances en este sentido, se necesita mucha más investigación.

Esto también es cierto para un número de otros temas. Mientras que en el pasado la investigación se centró en la  negligencia visual otros aspectos igualmente pertinentes, tales como la auditiva o motriz han recibido poca atención. Por otra parte, la negligencia en la infancia es mucho menos conocida, y la rehabilitación en los niños  no ha sido lo suficientemente desarrollada.   

Durante las dos últimas décadas se han introducido un número significativo de nuevas opciones para el tratamiento de los pacientes con negligencia espacial. El reto es decidir cómo combinar las opciones de tratamiento que están disponibles de modo que un tratamiento multicomponente bien elegido se adapte lo mejor posible al paciente concreto.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *