La anhedonia ¿Qué hago si no consigo disfrutar de la vida?

¿Qué hago si no consigo disfrutar de la vida? ¿Por qué no lo consigo? ¿Qué es lo que me sucede si es que realmente tengo todo lo que la mayoría de la gente desea y, sin embargo no me siento feliz? ¿Cómo se lo cuento a alguien si es que va a pensar que lo único que hago es quejarme sin tener razones para ello? La verdad es que la gente lucha por cubrir sus necesidades básicas y yo, aparte de eso, tengo mucho más, ¿qué me pasa?

Lejos de centrarnos en temas filosóficos de lo que es la felicidad, ni culturales de lo que es la persecución obsesiva de la felicidad, nos vamos a dedicar al disfrute de la vida, de lo que nos sucede, de lo que la gente alrededor nuestro hace y nos afecta, de los logros que tenemos nosotros y que tendríamos que celebrar…no consigo disfrutar de la vida

El no disfrutar de la vida se llama anhedonia. Es ese sentimiento de incapacidad de darle valor a lo positivo que nos inhabilita y nos paraliza a veces, que nos hace sentir que nada realmente tiene sentido…si es que al final somos seres movidos por la motivación de obtener una recompensa positiva y así nunca la tenemos. Hay múltiples teorías que la explican, sin embargo todas coinciden el el hecho de que es un resultado del aprendizaje que hemos tenido y no sólo de la genética. No tenemos que buscar razones objetivas, no las suele haber, o por lo menos no dentro de nuestro sistema de valores y creencias. Es algo que se escapa a nuestra propia lógica. Tenemos que responzabilizarnos de ello, pues nos pertenece y nos gustaría cambiarlo, pero no tenemos que culpabilizarnos. La culpa nos hace sentirnos aún más infelices y nos desespera, pues no nos permite ver salida a esta situación.

Clínicamente la anhedonia no aparece aislada. Suele formar parte, como causa o consecuencia (más bien lo segundo) de un Trastorno Depresivo Mayor, una Distimia o una Depresión Doble. Si no, es un estado pasajero debido a un suceso traumático y la persona suele recuperarse espontáneamente dentro de un período corto si el estresor no se mantiene.

¿Qué tenemos que hacer?

Acudir a un psicólogo clínico sería la decisión más acertada, pues tiene la formación necesaria y las herramientas idóneas para poder ayudarnos a enfrentarnos a este vacío existencial que nos absorbe.

Pero antes de hacerlo, tenemos que tener muy claro, que no tenemos que avergonzarnos de sentirnos así, independientemente de que creamos que somos nosotros los artífices o pensemos que hayan sido las circunstancias externas las que nos han empujado. En cualquiera de los dos casos es muy difícil de establecerlo por nosotros mismos, pues nos autofocalizamos y solemos atribuir lo negativo que nos pasa a nuestra incompetencia y lo positivo al azar. Así que sin culpa ni vergüenza, lo mejor es buscar ayuda.

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] irritabilidad e inquietud sin poder encontrar una razón lógica para ello, culpa e impotencia, pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban, incluso en las relaciones sexuales sería muy recomendable consultar a un profesional de la salud […]

  2. […] sin explicación aparente, tristeza, irritabilidad, sentirse desbordada/o, llantos, cierto grado de anhedonia, concentración reducida, problemas de apetito, sueño, sexo, […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *