¿Qué es la negligencia espacial?

Negligencia espacial

La negligencia espacial es un problema que se da con mucha frecuencia en la práctica neuropsicológica. De hecho descartarla forma parte de la evaluación neuropsicológica de base.

La negligencia espacial (llamada también heminegligencia espacial, inatención (hemi)espacial, negligencia visual, neglect…) es un trastorno de la atención con una presentación variable y de allí sus numerosos nombres. Es consecuencia de un daño cerebral, normalmente en el hemisferio derecho, lo que provoca inatención del lado contralateral, el izquierdo. En general, consiste en que el paciente NO ATIENDE a los estímulos respecto a uno de los lados del cuerpo. Su presentación más frecuente es la referida al lado izquierdo. En algunos casos se ha presentado como inatención a sitios concretos no lateralizados dentro del campo visual.

Es muy importante saber que la negligencia espacial no es una condición referida meramente a la percepción visual. Un paciente que la presenta puede que no responda a las voces que vienen del lado no percibido o no pueda recordar objetos que en situaciones concretas se encontrarían de este lado. Un hombre con negligencia hemiespacial izquierda puede que se afeite solamente del lado derecho. Y estos pacientes no pueden compensar solos su déficit dando vuelta a la cabeza, pues realmente no son capaces de darse cuenta de la existencia del espacio al que no atienden.

Negligencia espacial ¿Cómo se detecta?

La negligencia espacial severa se puede detectar con la mera observación. Las formas más sutiles son menos obvias, pero es muy importante detectarlas, pues los pacientes tienden a intentar integrarse en la vida que llevaban antes de la lesión lo que puede tener consecuencias serias: coger el coche no sería buena idea, por ejemplo.

Con frecuencia los pacientes no son capaces de reconocer su condición y de hecho niegan el que tienen un problema, condición conocida como anosognosiaa pesar de que nuestros informantes (cuidadores, esposos, hijos) nos confirman de que su allegado constantemente se choca con cosas, se come sólo el lado derecho del plato o se afeita sólo un lado. Un ejemplo conocido es el del presidente estadounidense Woodrow Wilson que no conseguía reconocerlo a pesar de que había que conducir a sus interlocutores de su lado derecho para que pueda atender la conversación. De hecho, hasta pensaba presentarse a un tercer mandato hasta que su esposa finalmente intervino.

En resumen, la negligencia espacial es un problema frecuente en la práctica neuropsicológica que se merece mucha atención por sus implicaciones. A diferencia de otros problemas relacionados con problemas en la vista, la negligencia espacial, aunque pueda venir acompañada de problemas de vista, es un trastorno de la atención, e.d. el paciente ve pero no percibe parte de los que sucede en su campo visual.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] a dedicar esta entrada a revisar la rehabilitación de la negligencia espacial, el deterioro cognitivo más común después de un accidente cerebrovascular, que aparece en […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *