Los trastornos del sueño que afectan a la memoria

trastornos del sueño que afectan a la memoria

Los trastornos del sueño que afectan a la memoria son un tipo de problemas que nos aparecen a la hora de dormir y están relacionados con el descanso. Sin embargo, llegan un poco más allá y pueden traer problemas relacionados como por ejemplo, problemas de memoria. Este problema añade dificultades para conciliar el sueño o permanecer dormido, quedarse dormido en momentos inapropiados, dormir demasiado y conductas anormales durante el sueño, que pueden tener un colofón negativo de afectar a nuestra memoria. Los abordamos más de cerca en este artículo. 

Tipos de trastornos del sueño

Existen muchos trastornos del sueño que afectan a la memoria diferentes, como son el insomnio, la somnolencia diaria excesiva, conductas que interrumpen el sueño y problemas con el ritmo del sueño. Todos los trastornos se pueden enmarcar dentro de estos cuatro grupos.

Causas de trastornos del sueño 

Para ver las causas de los más frecuentes, podemos coger hábitos de la vida diaria actual. Muchas respuestas estarán ahí. El insomnio es uno de los más frecuentes debido a los dispositivos actuales con los que convivimos. La luz artificial de tablets, móviles ordenadores y televisores afectan a la producción de melatonina, necesaria para que los ciclos de sueño se cumplan.  También puede ser una causa la apnea del sueño que se desarrolla cuando por periodos cortos se limita u obstruye la ingesta de oxígeno.

Síntomas de trastornos del sueño que afectan a la memoria

Normalmente, las personas con con trastornos del sueño que afectan a la memoria presentan síntomas como falta de concentración e irritabilidad. Ambos síntomas pueden afectar a su capacidad de memoria y aprendizaje, e incluso este tipo de trastornos están relacionados con el desarrollo de otras enfermedades no neuropsicológicas, como la diabetes o la hipertensión.

Por eso, no es raro que los problemas de memoria acompañen a los problemas de sueño. De hecho, en ocasiones la aparición de un problema de sueño es la primera manifestación de un problema de memoria incipiente, por lo que hay que estar muy atentos.

Pero estos problemas de memoria, bien sean de origen genético o ambiental (por enfermedades o deterioro cognitivo), tengan una causa psicológica o bien tengan su origen en una combinación de ambos, se pueden mejorar o resolver. Según el Instituto del Sueño, “la plasticidad cerebral, permite que con una adecuada estimulación cognitiva, añadida al trabajo terapéutico basado en técnicas de estimulación, reestructuración cognitiva y resolución de problemas, puede hacer que se  experimente una gran mejoría en la memoria, que tendrá consecuencias positivas en diversos niveles”, explican.

¿Por qué suceden?

El caso es que al dormir, el cuerpo humano se encuentra en un estado fisiológico que, de no llevarse a cabo de manera correcta puede afectar al bienestar de las personas. Eso se traduce en que cuando estamos durmiendo en algún momento restringimos el sueño, o lo interrumpimos constantemente por alteraciones de tipo muscular o cerebral, o incluso cardíaca, está afectando de manera indirecta a nuestro bienestar físico y mental.

Los trastornos del sueño que afectan a la memoria existen, y los padecen muchas personas, por eso hay que identificarlos para poder ponerles freno. En el caso de que se identifiquen hay que acudir a un especialista que nos ayude a ponerles fin y superar este trastorno.

¿Cómo tratarlos?

Para tratar el trastorno del sueño primero hay que identificarlo y luego medir su gravedad. Si el problema no es severo se puede reconducir con ejercicios de relajación, cenas ligeras, evitar tomar bebidas como café, té negro o bebidas con cola, alejarse de aparatos que emitan luz antes de dormir e incluso no realizar ejercicio antes de ir a dormir.  Sin embargo, si el problema perdura y el ciclo del sueño resulta imposible para la persona, hay que consultar con un especialista para que indique cuál es el tratamiento a seguir y por qué razones puede estar alterado el ciclo del sueño.

 

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *