Neuropsicólogo infantil, ¿error o acierto?

 

neuropsicólogo infantilA veces nos preguntamos cuál es el especialista que mejor se adaptaría a nuestra demanda, pero solemos olvidar la existencia del neuropsicólogo infantil. Nos cuentan en el colegio que nuestro niño a lo mejor tiene hiperactividad, o falta de atención, o a lo mejor dislexia. Y lo que normalmente nos recomiendan que consultemos a un psicólogo clínico o a un logopeda.

La elección de un psicólogo clínico bien formado es siempre un acierto. En el caso de una supuesta hiperactividad con o sin falta de atención un psicólogo bien formado debería tener muy claro que exclusivamente a través de criterios sintomatológicos (no para de moverse, no atiende en clase, se pone agresivo) no se puede establecer un diagnóstico de TDAH con seguridad.

¿Cuál es la razón? Pues la razón es muy simple. Los criterios citados no apuntan a si el niño tiene o no daño cerebral (entendido en términos de neurotrasmisión). Solamente se refieren a lo que hace o deja de hacer. Para establecer la existencia o no de un daño cerebral, el profesional más adecuado es el neuropsicólogo infantil.

Neuropsicólogo infantil: ejemplo

Pongamos un ejemplo: en nuestra práctica clínica hemos visto casos de niños con un cociente intelectual altísimo y diagnóstico infundado de hiperactividad (lamentablemente en nuestro país se suele dar con mucha frecuencia este caso de sobrediagnosticar a los niños con CI alto).

Cuando realizamos una evaluación neuropsicológica no encontramos evidencias de daño cerebral que dé lugar a TDH. Indagando más profundamente resulta lo obvio: un niño con un CI alto en una clase en la que lo estudiado no le supone un reto es un niño aburrido, que no para de moverse y no se centra en las explicaciones del profesor, claro. Pues sí, es un acierto haberle llevado a un neuropsicólogo infantil. Y ahora es el turno de trabajar de nuevo conjuntamente con el psicólogo clínico. Será el especialista más adecuado para llevar a cabo las acciones futuras, basadas en el informe neuropsicológico, para ayudar a nuestro niño a adaptarse, a mejorar, a enfrentarse a la situación.

Algo parecido pasa con la dislexia o la discalculia, así que no podemos afirmar con rotundidad si es un acierto o un error. Dependerá de cada caso, pero siempre es importante considerar al neuropsicólogo infantil como especialista y consultar si sus servicios serían los adecuados en cada caso. Y más importante aún es trabajar con especialistas que tengan la entereza y la formación de derivar a un paciente en caso de lo considere necesario.

¿Más información?
2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] El neuropsicólogo clínico infantil es el profesional que tras un estudio detenido es capaz de extraer hipótesis sobre si una condición es debida o no a un daño cerebral y cómo proceder para rehabilitarla. Por tanto, este profesional tiene que conocer tanto el desarrollo normal como el patológico del sistema nervioso para poder actuar sobre las posibles alteraciones cognitivas debidas a un daño cerebral. […]

  2. […] neuropsicólogo clínico infantil es el profesional que tras un estudio detenido es capaz de extraer hipótesis sobre si una […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *