Nuevas tecnologías y problemas psicológicos

Las nuevas tecnologías y problemas psicológicos

Las nuevas tecnologías y problemas psicológicos ¿Están claramente relacionados? Esta es una pregunta que muchas personas se hacen cuando ven la ‘dependencia’ de otras de todos los dispositivos que las nuevas tecnologías han traído a nuestra vida diaria, y el uso que las personas hacen de ellos. Dependencia, estrés, falta de socialización… El caso es que el debate está en la calle y ya preocupa a muchas personas. Pero ¿Cuál es la respuesta a esta pregunta? ¿Pueden provocar las nuevas tecnologías problemas psicológicos? En ese caso ¿Cuáles son?

Nomofobia

Para dar respuesta a todas estar preguntas, debemos analizar algunas de las nuevas patologías que están naciendo debido a los avances tecnológicos. Por ejemplo, un caso muy ilustrativo está protagonizado por el teléfono móvil. Los smartphones de última generación han hecho que muchas personas vivan pegados a ellos por diferentes motivos. Y eso les cree una adicción que no puedan estar sin uno de ellos cerca en ninguna situación. En este caso, estaríamos hablando de la denominada nomofobia, una fobia surgida a raíz de las nuevas tecnologías que ya está provocando problemas psicológicos.

Las personas con ‘nomofobia’ se refiere a los usuarios que sufren ansiedad debido a tu teléfono móvil. Esta fobia les supone un miedo irracional a estar sin el teléfono móvil, y por lo tanto les puede llegar a crear un trastorno psicológico si no lo tienen. Muchas personas tienen una dependencia total del móvil, de tal forma que cuando no lo tienen se sienten completamente incomunicadas. De hecho, ya ha habido algunos casos muy sonados en España.

Primeros casos

Hace unos meses saltó a la palestra el caso de Vanessa, una menor con una adicción a la mensajería instantánea que pasaba 17 horas al día pegada a su teléfono. Su madre tuvo que ponerlo en manos de psicólogos y especialistas y ahora está en tratamiento para que no afecte a su desarrollo. Vanessa tenía solo 14 años cuando ya era adicta a las nuevas tecnologías, tal y como contó su madre hace unos meses en esta noticia.

Síndrome de la llamada imaginaria

Algo que parece inofensivo, y que puede provocar también estrés y ansiedad en las personas, es el denominado síndrome de la llamada imaginaria. Es decir, estar pendiente del teléfono y de una posible llamada o notificación del mismo, de cualquier tipo, que lleva a las personas en bucle a solo estar pendiente del smartphone todo el tiempo. La persona que lo padece se cree que el teléfono vibra, suena o notifica una luz siempre, aunque luego resulte que no es así.

Esto sucede porque el cerebro humano tiende a relacionar cualquier impulso que recibe con el móvil lo que provoca que pensemos inmediatamente que está sonando o que vibra. Esta sensación, además de fomentar la adicción, puede llegar a crear mucho estrés.

Dependencia videojuegos en línea

Las nuevas tecnologías y problemas psicológicos van más allá. No solo la nomofobia ha provocado los primeros casos de personas dependientes de las nuevas tecnologías hasta tal punto que le han provocado problemas psicológicos. Los vídeojuegos con otra fuera de aislamiento social que han hecho que muchas personas dejen de existir en sentido figurado para el resto. Desaparecen socialmente incluso cuando están con otras personas, y desarrollan una adicción a los videojuegos que les condiciona su vida.

Problemas de adicción

En este caso, los problemas no han llegado por la dependencia de videojuegos normales, sino por la dependencia de videojuegos en línea. Es decir, juegos online en Internet en los que la persona conecta con otros jugadores en tiempo real. Y no se puede desconectar de la partida. No puede apagarla y continuarla más adelante. Esta situación les crea estrés y dependencia. En muchos casos, les puede crear problemas sociales y psicológicos, llegando a afectar a personas de su entorno.

En muchos casos, los adictos a los videojuegos pueden incluso presentar síntomas parecidos a los de otras adicciones, pero siendo ésta mucho más fácil de identificar y de diagnosticar. Este mismo año,  el Doctor en psicología José Antonio Molina, experto en adicciones, explicó en este artículo cómo pueden llegar a ser la relación entre nuevas tecnologías y problemas psicológicos.

Nuevas tecnologías y problemas psicológicos: Conclusión

En este sentido, las nuevas tecnologías pueden provocar problemas psicológicos y sociales si no se vigila y conduce su uso, sobre todo en menores. Es muy importante en este caso detectar esos problemas y síntomas antes de que vayan a más. Y si existen, tratarlos con especialistas.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *