La psicomotricidad en el desarrollo del niño

psicootricidad en el desarrollo del niñoEl papel que juega la psicomotricidad en el desarrollo del niño, sobre todo en los primeros añoses de mucha importancia, puesto que a través de ella se ejerce una gran influencia en el desarrollo cognitivo, afectivo, y social, favoreciendo la relación con su entorno tomando en cuenta las diferencias individuales, necesidades e intereses de los niños.

A nivel motor, la psicomotricidad en el desarrollo del niño le permitirá al niño conocer y dominar sus movimientos corporales. A nivel cognitivo permite el trabajo y mejora de la memoria, la atención o la creatividad de los niños. A nivel social y afectivo permite que el niño conozca y afronte sus miedos y a relacionarse con los demás.

Todo esto se trabaja a través de las diferentes áreas de la psicomotricidad, como son el esquema corporal, la lateralidad, el equilibrio, la estructuración espacial y la motricidad fina y gruesa.

Desde que el niño nace, entra en contacto con el mundo a través del cuerpo, empieza a explorar su entorno, a conocerlo y descubrirlo, todo eso a partir de la percepción y manipulación de objetos y de movimientos que es capaz de realizar. Poco a poco, a medida que adquiera más destrezas motoras, irá desarrollando su visión, observará a las personas y cosas que lo rodean, será capaz de coger los objetos que desee y descubrir sus formas y funciones. Así cada vez estará más capacitado para moverse y desplazarse. El gateo y la capacidad de caminar, correr, saltar le permitirá ser independiente y dominar su entorno. Son estas experiencias las que servirán de base para su desarrollo mental.

La psicomotricidad en el desarrollo del niño: nivel motor

El desarrollo motor, que se refleja a través de la capacidad de movimiento, depende esencialmente de dos factores básicos: la maduración del sistema nervioso y la evolución del tono.

La maduración del sistema nervioso, sigue dos leyes: la cefalocaudal (de la cabeza al glúteo) (dicho de otro modo, se controlan antes los movimientos de la cabeza que de las piernas) y la próximodistal (del eje central a las extremidades) (es decir, que se controlan antes los movimientos de los hombros, por ejemplo, y por último los movimientos finos de los dedos). También hay que tener en cuenta que primero se adquieren los movimientos globales (mantenerse se pié) y luego los específicos (trabajar con los dedos) Durante los primeros años, la realización de los movimientos precisos depende de la maduración.

La evolución del tono muscular: El tono permite las contracciones musculares y los movimientos; por tanto, es responsable de toda acción corporal y, además, es el factor que permite el equilibrio necesario para efectuar diferentes posiciones.

La psicomotricidad en el desarrollo del niño: como influye

La actividad física y la mental se conectan mediante el movimiento, estimulando su desarrollo intelectual, su capacidad para resolver problemas. Por ejemplo, si un bebé desea alcanzar un objeto que está lejos, realizará todo un plan para obtenerlo, gateará e ideará la forma de atravesar los obstáculos que pueda encontrar o irá en busca de la mamá y señalará el juguete que desea para que se lo alcancen. Las destrezas motrices que adquiere el niño, como correr, saltar también favorecerán los sentimientos de confianza y seguridad en él ya que se sentirá orgulloso de sus logros y de sus capacidades. Por estas razones, la psicomotricidad cumple un rol importante y básico en la educación y formación integral de todo niño.

Los elementos de la psicomotricidad en el desarrollo del niño se desarrollan paralelamente a las funciones afectivas y cognitivas (pensamiento, lenguaje, memoria, atención), están interrelacionadas y son indispensables para la adquisición de habilidades cada vez más complejas en todas las etapas del niño. Así por ejemplo, el equilibrio o la orientación espacial son elementos de la psicomotricidad necesarios para que el niño aprenda a sentarse, gatear, caminar. La coordinación visomotriz, el esquema corporal, la orientación espacio-temporal son áreas pre-requisito para el proceso de lectura, escritura y cálculo y son consideradas habilidades básicas para el aprendizaje.

Por todo lo anterior, nuestra ayuda debe ir encaminada a dotar al niño de mayor número de actividades que permitan vivencias tanto en un plano motriz global (caminar, correr, saltar, desplazarse libremente) como en un plano de coordinación manual (coger objetos pequeños, punzar, pintar, escribir). Es importante que estas actividades se brinden en un marco afectivo donde los niños puedan sentirse seguros y los ayuden a encontrar nuevas formas de descubrir el mundo. De ahí la importancia de la psicomotricidad en el desarrollo del niño.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *