¿Qué son la psicomotricidad fina y gruesa?

psicomotricidad gruesaHemos escuchado muchas veces hablar de la psicomotricidad fina y gruesa y en esta entrada vamos a dedicarnos a explicar qué son y cuál es la importancia de su correcto desarrollo en los niños. Cuando hablamos de psicomotricidad en general, nos referimos a la habilidad de la persona de dominar su cuerpo, a través de automatismos o acciones conscientes igualmente encaminadas a un fin.

Psicomotricidad gruesa

La psicomotricidad gruesa consiste en el control sobre el cuerpo a través de movimientos más amplios, más bruscos, como sería gatear, andar, correr, saltar….para los cuales es imprescindible la adquisición del equilibrio y el esquema corporal proximal y distal. Son movimientos amplios, muchos de ellos encaminados a cambiar el cuerpo de posición. Fortalece los músculos y permite la expresión emocional a través de los gestos.

Psicomotricidad fina

La psicomotricidad fina comprende todas aquellas actividades del niño que no precisan tanto de amplitud del movimiento, sino de un nivel alto de precisión y coordinación.  Es desarrollo de la psicomotricidad fina va ligado a los logros que consigue en la motricidad gruesa y sus comienzos se remontan a los 2-4 meses con los primeros intentos de coordinación ojo-mano que concluyen con coger los objetos que están al alcance sin tener que mirar la mano (y llevárselos a la boca). El aprendizaje más marcado empieza normalmente sobre el año, año y medio a través del desarrollo del garabato, los intentos de encajar piezas, el trasvase de líquidos de un recipiente a otro, etc.psicomotricidad fina

Estos son los logros iniciales que el niño tiene que alcanzar para poder seguir desarrollando su psicomotricidad fina, son muy importantes porque le proporcionan aprendizaje sobre su entorno a través de la experimentación y así va desarrollando la inteligencia.

La complejidad que entraña el correcto desarrollo de la psicomotricidad fina y la gruesa se plasma en el posterior desarrollo de la inteligencia, para lo cual al inicio de su crecimiento es muy importante que el niño pueda optimizar sus capacidades a través del juego guiado. Las consecuencias de un desarrollo insuficiente suelen interferir con el aprendizaje escolar, social y emocional en posteriores etapas.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *