Psoriasis infantil: factores psicológicos desencadenantes

psoriasis infantilEste artículo sobre psoriasis infantil ha sido publicado originalmente en el portal privado para pediatras PediaSkin en su sección de Artículos de Expertos.

La psoriasis infantil es una enfermedad de la piel que se presenta a través de acumulación de células dérmicas en la superficie cutánea. Es una enfermedad no contagiosa, pero crónica, que suele causar cierto rechazo en quienes no la padecen, aunque existen tratamientos muy exitosos para mitigar los síntomas. 

El principal síntoma de esta enfermedad de la piel es la aparición de manchas rojas, amplias placas que presentan escamas gruesas y blanquecinas o nacaradas. Producen dolor, picor o comezón, por lo que resulta muy molesta. La zona afectada se reseca y a menudo presenta grietas que pueden sangrar. Los datos epidemiológicos apuntan que alrededor de un 15% de los que la padecen tienen sus primeros síntomas antes de los 10 años. Por tanto, es interesante investigar cuáles serían los factores que la desencadenan la psoriasis infantil.

Dentro de los factores que pueden ayudar a desencadenar o exacerbar la psoriasis infantil, en esta entrada nos vamos a centrar  en los psicológicos y en concreto en el más frecuente: el estrés.

Como hemos dicho, uno de los factores desencadenantes de la psoriasis infantil más influyentes es el estrés o la ansiedad. A veces los síntomas que muestran los niños cuando se encuentran bajo un cuadro de estrés o ansiedad son poco visibles para los adultos que les rodean, por lo que hay que prestar bastante atención a ellos. Por ejemplo, la falta de apetito, dolor de cabeza, dolor de estómago, pesadillas u otras alteraciones del sueño, aparición repentina de enuresis, cambios bruscos en el estado de ánimo o miedo a alejarse del adulto de referencia son algunos de los síntomas que podemos observar y que nos deben poner en alerta.

Psoriasis infantil: el estrés

El estrés infantil a menudo se produce ante una situación de cambio y no sólo ante los cambios negativos. Normalmente esta situación de incertidumbre, de novedad o de miedo a lo desconocido, puede desembocar en un cuadro de ansiedad. También son causas de estrés infantil la aparición de enfermedades (propias o de algún familiar), un aumento en las tareas escolares, o la presión que pueden sufrir por ello a través de los padres y profesores.

Los padres tienen un papel decisivo en estas situaciones, tanto si la psoriasis ha aparecido o aumentado por el estrés, como si el estrés está provocado por una enfermedad. Es muy importante escuchar a nuestros pequeños, entenderlos, transmitirles tranquilidad y seguridad, por ello, es aconsejable acudir a un profesional de la psicología para ayudar a afrontar la situación tanto al pequeño como a los padres, y poder reconducir la situación a un nivel más tranquilo, de confianza y mayor autoestima, para que los padres y el pequeño tengan recursos y estrategias para mejorar su calidad de vida en el ámbito socioafectivo que es el que más suele afectar a esta enfermedad.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *