Trastorno primario y secundario: las diferencias son esenciales en la neuropsicología clínica

Diferenciar entre trastorno primario y secundario es el segundo gran hito en la evaluación neuropsicológica. Como en el caso de la diferenciación entre retraso y trastorno, saber distinguir entre ambos va a tener sus importantes consecuencias en el plan de tratamiento elegido y en la probabilidad de que éste sea exitoso o no.

Un trastorno primario es aquel que es consecuencia directa del daño cerebral (independientemente de que sea adquirido o evolutivo). Teniendo en cuenta que los componentes del sistema cognitivo están interrelacionados, este trastorno primario va a tener influencia en otros componentes, causando así que no funcionen de manera correcta. Así pues, la alteración en dichos componentes se va a ver indirectamente afectada por el daño cerebral. Estos serían los trastornos secundarios.trastorno primario y secundario

Un ejemplo que describe claramente esto son las alteraciones del lenguaje. Para que sean verdaderamente trastornos del lenguaje, tienen que ser primarios. Sin embargo, el sistema del procesamiento del lenguaje por su complejidad se ve afectado por el funcionamiento de cualquier otro subsistema. Si no se detecta la alteración primaria, un plan de rehabilitación del lenguaje no va conllevar a unos buenos resultados, pues el lenguaje no es lo que realmente está afectado por el daño. Si por el contrario conseguimos identificar el daño primario y rehabilitarlo, el lenguaje no se verá afectado.

Sintomatología secundaria

En muchos casos también los problemas psicológicos pueden tener como consecuencia síntomas que podrían parecer un trastorno cognitivo. Sin embargo, en este caso, como en el anterior tenemos que atender a la causa y no a la consecuencia.

Un ejemplo es lo que muchos psicólogos diagnostican como Déficit de Atención. En muchas ocasiones dicho déficit no es un trastorno, pues no se debe a un daño cerebral, sino a un estado de ánimo anómalo como o sería la depresión o la ansiedad. Al tener ansiedad, ésta se come todos los recursos de procesamiento y puede parecer que el niño tenga déficit de atención, pues ésta se ve muy afectada por los escasos recursos. Si atendemos a la ansiedad, la atención recuperaría sus niveles normales. Aquí hablaremos de una sintomatología secundaria a un problema psicológico.

En conclusión, el neuropsicólogo tiene que hacer una evaluación muy detallada para poder realizar un Diagnóstico Diferencial (diferenciar lo que es de lo que no es), pues la subsiguiente intervención va a ser muy influenciada por su precisión. Así en el caso de identificar bien el trastorno primario, el plan de rehabilitación va a estar centrado en los componentes primariamente dañados y no se va a perder tiempo y esfuerzo sólo con los secundarios. Y en el caso de que parezca que hay un trastorno cognitivo, pero los síntomas son debidos a un trastorno mental, el tratamiento se va a centrar el el problema primario – el problema psicológico- y lo va a llevar a cabo un psicólogo.

4 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] un aprendizaje adecuado. A  diferencia de estas personas, los pacientes con discalculia tienen un trastorno primario, debido a un daño cerebral que no les permite adquirir conceptos básicos que necesitan para poder […]

  2. […] a la sintomatología hiperactiva o déficit atención tenemos que tratar dicho trastorno y no la sintomatología que ha aflorado porque la sintomatología sin que el trastorno subyacente sea tratado va a seguir […]

  3. […] que el niño presenta. A menos que dichas alteraciones no sean de lenguaje primariamente (véase diferencias entre trastorno primario y secundario), el logopeda no tiene la formación suficiente para poder establecer a qué componente del sistema […]

  4. […] primero para saber qué es la dislexia es conocer que es lo que es un trastorno primario y uno secundario. Un trastorno primario es el que no se debe a ningún otro trastorno. Un trastorno secundario es […]

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *